GOBIERNO ES PARTICIPE DE LOS HECHOS DEL 26 DE JUNIO QUE NO PUEDE CALIFICARSE COMO UN GOLPE DE ESTADO

REK: GOBIERNO ES PARTICIPE DE LOS HECHOS DEL 26 DE JUNIO QUE NO PUEDE CALIFICARSE COMO UN GOLPE DE ESTADO

Santa Cruz, 03 jul. (Creemos).- La senadora de Creemos, Centa Rek, señaló que los movimientos militares del pasado 26 de junio no pueden calificarse como un golpe de Estado donde el gobierno es participe; por lo que ahora busca que no sean esclarecidos, generando una persecución política y otras estratagemas, afectando incluso las relaciones internacionales, agrediendo a países amigos que no apoyan esa falsa narrativa. “Realmente, no se puede calificar como un golpe de Estado lo que ha ocurrido y el gobierno se empeña en plantear esta narrativa porque le resulta conveniente, está intentando que toda la comunidad internacional siga apoyándolo y siga creyendo que ha sido víctima de una situación de la cual es participe, tiene un nivel de participación que es lo que se debe establecer”, señaló Rek. La senadora por Santa Cruz añadió que a medida que los hechos se van esclareciendo, el gobierno no puede sostener esa posición de víctima, generando una persecución política contra miembros de las Fuerzas Armadas, a la cabeza del Ministro de Gobierno, “En la medida en que se van despejando los hechos, el gobierno no puede sostener más una posición de víctima, todo lo contrario, hay situaciones que no son esclarecidas y que el gobierno no pretende esclarecerlas. Lo único que está haciendo es generar una persecución política e incluso desmanes internacionales agrediendo a gobiernos que no apoyan esa narrativa de golpe de Estado, debilitando las relaciones internacionales”, añadió. Para finalizar, indicó que no existe una investigación seria y lo único concreto es la persecución política implacable encabezada por el Ministro de Gobierno, que intenta posicionar la narrativa de un golpe de Estado violando derechos humanos y democráticos en Bolivia. “No hay una investigación como corresponde, simplemente ha tomado el mando el ministro de Gobierno quien está haciendo una persecución implacable dentro de las Fuerzas Armadas, del Ejército; además contra algunos civiles a los cuales los conecta con estos hechos, en una narrativa, en una teoría, en una investigación sesgada por una posición política que pretende tomar partido de esta situación…no se puede seguir violando derechos humanos en Bolivia y generando acciones a conveniencia del gobierno”, concluyó Rek.