Diez mitos y verdades sobre la lactancia materna

MAMÁ Y BEBÉ | AGOSTO, 2022

Diez mitos y verdades sobre la lactancia materna

En el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna del 1 al 7 de agosto, Kimberly-Clark y UNICEF hablan sobre los mitos y verdades actuales de esta práctica y cuentan por qué es tan importante la leche materna en los primeros meses de vida del bebé.

La lactancia es una forma inigualable de facilitar el alimento ideal para el crecimiento y el desarrollo de los bebés, cuenta con innumerables ventajas no sólo para la salud del pequeño, sino también para la mamá. Es así que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia) – con quien Kimberly-Clark tiene una alianza hace tres años – recomiendan que la leche materna sea el alimento exclusivo de los bebés hasta los seis meses de edad, y en lo posible extenderla, al menos, hasta los dos años en combinación con otros alimentos.

Aunque a veces puede resultar todo un desafío, dar de lactar es una forma de amar y brindarle todos los nutrientes necesarios al bebé para su correcto desarrollo. Sin embargo, aún existen muchas dudas y falsos mitos sobre ella. En la Semana Mundial de la Lactancia Materna, Kimberly-Clark y UNICEF celebran esa práctica tan importante despejando varias dudas respecto a este tema.

  1. ¿Por qué es tan importante la lactancia materna para el bebé?

Además de ser un gesto de amor que permite una conexión profunda con el bebé, la leche materna cuenta con todos los anticuerpos necesarios contra las enfermedades más comunes como la neumonía o la diarrea. Además, las niñas y los niños que son alimentados con leche materna tienen menor riesgo de mortalidad en el primer año de vida, en comparación con quienes no acceden a este alimento.

  1. ¿La lactancia materna es fácil?

Lo cierto es que cada proceso es único y algunas veces se requiere apoyo. La lactancia requiere práctica, tanto para las madres como para los bebés. Un espacio tranquilo, apoyo del entorno de la familia y apoyo del lugar de trabajo son claves.

  1. ¿Es habitual que la lactancia duela?

Si bien en un comienzo es normal experimentar molestias, con el apoyo adecuado para posicionar el bebé y asegurar que esté correctamente agarrado al seno, se pueden evitar los pezones adoloridos.

  1. ¿Hay que lavarse los pezones antes de dar de lactar?

No es necesario, cuando los bebés nacen ya están familiarizados con los olores y sonidos de su madre. Los pezones tienen un aceite o grasa natural que los hidrata y protege, pero además las bacterias presentes en la piel pueden ayudar a desarrollar un sistema inmunológico saludable. Higienizar los pechos diariamente es suficiente.

  1. ¿Sólo se debe comer alimentos saludables mientras se da de lactar?

Las madres que dan de lactar necesitan una dieta balanceada. Si bien los bebés están expuestos a las preferencias alimentarias de sus madres desde que están en el útero, las madres deben estar atentas a si su bebé presenta una reacción a un alimento en particular.

  1. ¿Muchas madres no pueden producir suficiente leche?

Hay varios factores que pueden afectar la producción de leche. Se ha comprobado que algunos factores que ayudan a una mayor producción de leche son, iniciar la lactancia dentro de la primera hora del nacimiento, mantener contacto piel a piel entre la madre y el bebé, y poner frecuentemente el bebé al pecho para lactar (entre mayor la frecuencia de lactancia, será mayor la producción de leche).  No a todas las mujeres les resulta igual y hay otros factores que pueden incidir. En el caso de sentir que no se está produciendo suficiente leche para el bebé recomendamos pedir ayuda a un profesional.

  1. ¿Se puede dar de lactar si la mamá está enferma?

Dependerá de la enfermedad a la cual la madre se enfrenta. Es recomendable consultar a un profesional para que nos de su consejo en cada uno de los casos.

  1. ¿La lactancia es buena para la mamá?

La lactancia no sólo beneficia a los bebés sino también a las mamás, ya que a corto plazo ayuda a su recuperación física, por ejemplo, disminuye el riesgo de hemorragia después del nacimiento y reduce el riesgo de depresión post-parto. Según la OMS, las mujeres que dan de lactar tienen un 32% menos de riesgo de tener diabetes tipo 2, un 26% menos de riesgo de tener cáncer de mama y un 37% menos riesgo de tener cáncer de ovarios.

El hecho de que haya mamás que no den lactar no significa que sea algo negativo, cada caso es único. Es importante asesorarse con algún experto o experta en lactancia si se necesita apoyo y también considerar las circunstancias en cada caso. Dar de lactar es una experiencia singular y única para cada mamá. El contacto piel a piel, intercambiar miradas y abrazar al bebé fortalecerá el vínculo afectivo y le dará mayor seguridad emocional.

 

  1. ¿Es difícil destetar a un bebé si se da de lactar durante más de un año?

No hay evidencia de que sea más difícil dejar de dar de lactar después de un año, pero sí hay evidencia de que la lactancia materna hasta los dos años es beneficioso tanto para las madres como para los niños. Todas las madres y los bebés son diferentes y cada caso es único.

  1. Si la mamá debe volver a trabajar, ¿tendrá que destetar al bebé?

Muchas madres continúan en la lactancia materna después de volver al trabajo. Recomendamos verificar las políticas del país y del lugar donde trabaja. Si tiene derecho a un horario y un lugar para lactar durante las horas de trabajo, si es posible poder ir a casa y hacerlo cómodamente, pedirle a un familiar o amigo que le traiga a su bebé o que se extraiga la leche y se la lleve a casa. Si no hay la opción de dar de lactar durante las horas de trabajo, buscar momentos durante el día para extraer la leche y luego alimentar al bebé directamente cuando esté en casa. Aunque no se pueda dar de lactar directamente en todas las tomas del bebé, siempre es bueno continuar con la práctica cuando esté con el bebé.

En 2022, Kimberly-Clark, a través su marca Huggies, y UNICEF celebran el tercer aniversario de su alianza, enfocada en apoyar el desarrollo de la primera infancia en América Latina y el Caribe (ALC). Desde 2019, Kimberly-Clark ha contribuido a que UNICEF llegara a casi 3 millones de personas a través de sus programas: 1.5 millones de niños y niñas, casi 1.2 millones de padres y cuidadores, y 33,000 trabajadores de Desarrollo Infantil Temprano (DPI) en 15 países de la región.

Acerca de Kimberly-Clark

Kimberly-Clark (NYSE:KMB) y sus marcas de confianza son una parte indispensable de la vida para las personas en más de 175 países. Impulsados por el ingenio, la creatividad y la comprensión de las necesidades más esenciales de las personas, creamos productos que ayudan a las personas a experimentar más de lo que es importante para ellas. Nuestra cartera de marcas, incluyendo Huggies®, Kleenex®, Scott, ® Kotex® y Plenitud® ocupan el 1er lugar o 2o lugar compartido en 80 países. Usamos prácticas sostenibles que apoyan un planeta saludable, construyen comunidades más fuertes y aseguran que nuestro negocio prospere en las próximas décadas. Para mantenerse al día con las últimas noticias y conocer casi 150 años de historia de innovación de la compañía, visite kimberly-clark.com/es.

Comentarios Facebook