CREEMOS EXIGE EL RETIRO DE COMUNICADO DE LA CIDH SOBRE SUPUESTO GOLPE DE ESTADO

CREEMOS EXIGE EL RETIRO DE COMUNICADO DE LA CIDH SOBRE SUPUESTO GOLPE DE ESTADO EN BOLIVIA*
_*Rek: vamos a exigir de manera contundente que la CIDH no sé inmiscuya en temas políticos; sí que reciba las quejas, que reciba las opiniones tanto de sectores de oposición, como de oficialismo, que investigue o espere la investigación de los hechos, pero esta situación no le corresponde.*_
Santa Cruz, 4 jul. (Creemos).- La senadora Centa Rek informó que la Alianza Política Creemos ha solicitado formalmente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que retire su comunicado de condena al supuesto golpe de Estado en Bolivia por parte del Ejército, considerando que se trata de una intromisión política y una parcialización adelantada en los asuntos internos del país por parte de ese organismo, cuyo papel es velar por la vigencia plena de los derechos humanos de los ciudadanos.
“Planteamos como referencia que rechazamos unánimemente y solicitamos el retiro del comunicado 156 /24 que ha sido emitido por la CIDH a partir de los hechos ocurridos el 26 de junio pasado. ¿Por qué pedimos, solicitamos esta situación?, argumentamos con bases y motivos reales de que este comunicado además de precipitado, es un comunicado estrictamente político, guiado por razones políticas, porque no se han esclarecido los hechos del 26 de junio; no entendemos por qué la CIDH tiene que tomar una posición política en el problema actual que enfrentamos los bolivianos. Nos parece realmente totalmente fuera de los principios por los cuales la CIDH genera sus acciones y que deberían ser sus principios rectores”, exigió Rek.
La preocupación y rechazo al Comunicado precipitado de la CIDH fue planteado a través de una carta enviada al Secretario General de la Organización de Estados Americanos a la Secretaría General de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), y al relator de la CIDH responsable de los temas de América Latina, expresando que lo sucedido en Bolivia no puede catalogarse como un golpe de Estado, toda vez que existía una cercanía y planes conjuntos entre el presidente Luis Arce y el comandante en jefe del Ejército de Bolivia, quien habla de un acuerdo y complot entre el gobierno y esa autoridad militar a fin de orquestar un golpe publicitario a la gestión presidencial en descrédito y caída precipitada.
“Trasmitimos a su autoridad nuestro rechazo a la connotación que toma el comunicado emitido por la CIDH en relación a que la Comisión Interamericana, órgano de protección de derechos humanos, estaría realizando una lectura parcializada de los acontecimientos sucedidos en fecha 26 de junio de 2024 en Bolivia, en base a las maliciosas y poco creíbles declaraciones vertidas por el Presidente Luis Arce Catacora y varios de sus colaboradores y que únicamente estaban destinadas a ocultar la crisis por la que atraviesa Bolivia, a lograr un aumento de su popularidad y conseguir apoyo internacional por lo que ahora mantiene una narrativa cuestionable, victimizándose ante la opinión pública cuando existe mucha probabilidad de su participación en esta maniobra política de manera directa e indirecta”, señala la misiva en parte saliente.
La senadora Rek recordó, además que en una nota anterior Creemos solicitó cautela tanto a la CIDH como a los organismos internacionales defensores de los derechos humanos y que más bien analicen la posibilidad de constituir una comisión de investigación de esos hechos, “pese a eso se han manifestado de esta manera fuera de sus principios y de sus funciones”. Aclarando que es “licito y comprensible” que los gobiernos de otros países fijen una posición al respecto, como sucedió con Venezuela, Brasil y Argentina entre otros.
“Es licito, es comprensible que gobiernos manifiesten en este tema, dando una adhesión, rechazo o sus opiniones al respecto. El gobierno de Milei puede manifestarse, porque es una posición política; lo mismo, lo propio ha hecho el gobierno de Maduro desde Venezuela y otros. Eto puede causar molestia o rechazo pero son posiciones de gobiernos; la CIDH no puede ponerse a favorecer un gobierno sin esclarecimiento de hechos; ahí estamos diciéndole, con apego total a la verdad y a la situación que debe ser correcta que la CIDH se ha equivocado”, señaló la senadora.
En ese sentido, Rek reiteró su solicitud para que la CIDH reitere su comunicado “precipitado e interesado”, hasta que se desarrollen las investigaciones que corresponden y se esclarezcan los hechos para no hacer prevalecer un relato frente a otro.
“Dadas las características de la maniobra política gubernamental ocurrida el 26 de junio de 2024, en Bolivia se ha generado una polarización evidente sobre lo que verdaderamente sucedió y la CIDH, con absoluta irresponsabilidad y a pesar de las evidencias, ha tomado posición aseverando que estos lamentables hechos tenían como finalidad la de “derribar al gobierno democráticamente electo e instalar un nuevo gabinete”, aseveración que ha planteado sin una investigación transparente e imparcial, con el agravante de que existe duda razonable sobre su veracidad”, señala la carta en otro de sus argumentos de denuncia.
“Por eso, vamos a exigir de manera contundente que la CIDH no sé inmiscuya en temas políticos; sí que reciba las quejas, que reciba las opiniones tanto de sectores de oposición, como de oficialismo, que investigue o espere la investigación de los hechos, pero esta situación no le corresponde”, resaltó Rek.
Es así que, en mi calidad de Senadora Nacional en coordinación con parlamentarios nacionales de la Alianza Política Creemos, por respeto al pueblo boliviano, cursamos nota exponiendo estos aspectos exigiendo que la publicación sea retirada y que la CIDH considere de forma objetiva la información trasladada y la que continuaremos enviando en búsqueda de la verdad histórica de los hechos, toda vez que los mismos están siendo manipulados al interior de las investigaciones realizadas por autoridades bolivianas, concluye la misiva